¿Eres un celoso compulsivo? ¡Aprende a controlarte!

Seamos sinceros, en algún momento todos hemos sido celosos, en menor o en mayor grado. Quizás hasta te haya pasado por la mente la terrible idea de revisar el celular, el correo electrónico o hurgar más de la cuenta en sus redes sociales. Pero, ¿hasta cuál punto los celos son normales?

One Poll, una compañía de investigaciones inglesa, afirma que 10% de las mujeres leen los correos de su pareja debido a la desconfianza. Incluso, algunas llegan al punto de medir su comportamiento y hábitos para así detectar cualquier cambio que pueda significar alguna infidelidad o mentira.

Los celos patológicos son una consecuencia directa de la falta de amor propio, inmadurez e inseguridad. Otra causa común son las malas experiencias del pasado como infidelidades o haber estado con una persona mentirosa. Cuando los celos se salen de control hacen que la persona termine por inventarse historias, volviéndose paranoico y completamente infeliz.

No dejes que los celos te dominen

 Si te has vuelto una persona celosa e insegura, sigue las siguientes recomendaciones:

  1. Tu pareja te escogió a ti y no a otra persona. No pierdas tiempo inventando que hay algún tercero.
  2. Contrólate. No es lo mismo que tengas un ataque de celos a que hagas cosas estúpidas que después te vayas a arrepentir.
  3. Analiza si tus razones para ponerte celoso son válidas y lo correcto es hablarlo con tu pareja si te surge cualquier duda.
  4. Toma en cuenta que los celos también se pueden demostrar con los gestos. Controla tu lenguaje corporal.

Para finalizar, no olvides que amor se demuestra con acciones positivas. Si esta situación se ha vuelto incontrolable, no dudes en contactar a tu sexóloga en Tampa.

(Visited 104 times, 1 visits today)

One thought on “¿Eres un celoso compulsivo? ¡Aprende a controlarte!

  1. Octavio Quiñones

    Cuando una relación se convierte en relación por conveniencia, hacemos cosas que ni hubiésemos contemplado. En mi caso, fue un alud de información. Mis emociones relucieron como mi debilidad. Hacia todo lo posible de evitar peleas verbales.
    Hoy, admito este traspiés para recordar q la voluntad de cada uno no es complacer a otros sino compartir sin pedir nada a cambio.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =

@AlexandraGalletti