Mitos y realidades sobre el pene

Más allá de las razones obvias, ¿por qué el pene tiene tanta importancia en las relaciones sexuales? ¿Por qué todos los hombres están obsesionados con su tamaño? ¿El pene es lo que realmente define al hombre? Podríamos pasar todo el día formulándonos preguntas al respecto, el miembro viril es más desconocido de lo que piensas, tanto así que existen una cantidad de mitos que lo que hacen es producir inseguridad, disfunciones sexuales y pésimos encuentros amorosos. Vamos a desmitificar algunas cosas con respecto al pene, algunas muy conocidas y otras no tanto, veamos:

 

Un pene grande es sinónimo de una erección prolongada:

Falso. No tiene absolutamente nada que ver. Es más, tener un pene muy largo puede ser contraproducente porque requiere de más sangre para mantener la erección.

Las personas de raza negra lo tienen gigante y los asiáticos decepcionan:

Falso. Si bien las estadísticas muestran esta tendencia, no es una regla. Puedes llevarte sorpresitas de lado y lado. No caigas en generalizaciones.

Existen hombres con el pene curvo:  

Verdadero. En una erección el miembro puede tener una ligera curva hacia un lado, abajo o arriba. Esto no requiere ninguna intervención quirúrgica o tratamiento mientras no impida la penetración y no se genere incomodidad o lesiones de algún tipo.

Manos y pies grandes están relacionadas a un pene grande:

Falso. El pene no tiene nada que ver con estas partes del cuerpo. Así que deja de andar mirando manos y pies para sacar conclusiones.

Cuanto más altos, más largo tienen el pene:

Características físicas como estatura, peso o constitución no tienen nada que ver con el tamaño del genital. Puedes toparte con un gigantón con pene pequeño o un hombre de baja estatura con un instrumento destacado. No tiene nada que ver.

El tamaño sí importa:

Falso. La medida del pene es un efecto más que todo visual y psicológico. Como sexóloga te aseguro que existen otros factores más importantes como el juego previo y la estimulación para alcanzar un delicioso orgasmo.

Un hombre que pierda una erección es impotente:  

Falso. Un hombre puede perder una erección por múltiples razones como el estrés, el alcohol, nervios, miedo o cualquier otro contexto.

¿Conoces algún otro mito o tienes alguna duda que pueda aclararte? No dejes comentar y con mucho gusto te responderé. Recuerda: ¡soy tu sexóloga!

 

 

 

 

 

(Visited 83 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez + cuatro =

@AlexandraGalletti