Disfunciones masculinas

Eyaculación precoz

Eyaculación precoz

Es la disfunción sexual masculina más común. Consiste en que el hombre termina eyaculando apenas comienza la penetración o incluso antes de la misma. Existen varias terapias para superar este problema como la llamada “parar-comenzar”. También, hay ciertos juguetes sexuales que sirven para retardar la eyaculación y así lograr satisfacer más a la pareja.

 

Eyaculación retardada

Es todo lo contrario a la eyaculación precoz pero igual de incómoda. El hombre puede llegar a tardar hasta 45 minutos en eyacular causando molestias tanto para él como para su pareja. Las causas pueden ser tanto físicas como problemas prostáticos o diabetes como psicológicas como depresiones, ansiedad, cansancio, estrés. También está comprobado que el abuso de alcohol y drogas y los antidepresivos pueden ser causales de esta disfunción.

En algunos otros casos, esta disfunción puede estar causada por falta de atracción por la pareja, historial de eventos traumáticos y problemas psicológicos, y/o tener trasfondos religiosos estrictos. Lo cual le impide al hombre disfrutar del acto sexual.

Eyaculación retardada
Disfunción erectil

Disfunción eréctil

La disfunción eréctil es la dificultad que presenta un hombre de tener o mantener una erección durante el coito. Las causas de dicha disfunción incluyen: problemas con el flujo de la sangre, problemas del sistema nervioso, estrés, depresión, problemas psicológicos, ansiedad por procurar un excelente rendimiento sexual y lesiones del pene.

Eyaculación retrógrada

Esta disfunción provoca que durante la eyaculación el semen se introduzca en la vejiga en lugar de ser expulsado a través del pene. Si bien el hombre logra alcanzar el clímax, su eyaculación es mínima o nula causando problemas de fertilidad.  Al igual que con otra disfunciones, el tener un orgasmo seco puede causar mucho estrés.

Eyaculación retrógrada